Belén Barroso Menu

Permalink:

Para mi hija

Princesa,

Quiero contarte algo…algo que hoy no entenderás y tampoco mañana, algo que solo cuando seas madre comprenderás.

Comprenderás como en un solo segundo puede cambiarte todo, como pasas a darle una extrema importancia a algo que antes no significaba nada para ti.

Como un solo día, una hora o todo un mes se convierten en algo mágico que esperar. Algo tan importante que te pasas el resto del año esperando que llegue.

Como a pesar de que el tiempo pasa sigues teniendo esa dulce sensación en todo el cuerpo que te llena de vida, como cuando tu naciste.

Naciste mientras yo temblaba de miedo, mientras mis ojos intentaban derramar lágrimas de angustia… una angustia que a pesar de ver y saber que estabas bien… no se iría nunca. Una angustia que sigue ahí, hoy… tres años después.

Naciste con el ímpetu de tu padre, algo que sigues teniendo. Con mi mirada, algo que me encanta. Con la sonrisa de una pequeña lobita, con esos colmillos que tanto adoro. Naciste llena de vida y ahora me la llenas a mi.

Quiero que sepas, princesa, que con el paso de los años comprenderás  porque a veces soy tan dura contigo, porque a veces pierdo los papeles y te grito o porque te regaño. Comprenderás que es el inmenso amor que siento por ti lo que me lleva a hacer esto.

Comprenderás que se puede amar y odiar con la misma intensidad sin jamás olvidar lo que amas por encima de todo.

Princesa, hoy… tres años después de cogerte por primera vez entre mis brazos, de sentir tu olor, tu calidez, tu mano en mi mano, tu boca en mi pecho, tu lagrimas en mis labios… sigo teniendo los pelos de punta y esos nervios previos a verte.

Ahora duermes, te miro y pienso en que no hay nada mas bonito en la vida que verte, que sentirte.. que sentir tu mano junto a la mía o tus patadas por la noche cuando dormimos juntas. Que adoro tus gritos de rabia y tu sonrisa picarona. Que me muero por ver tus ojos  todos los días y adoro el sabor de tus labios sobre los míos…

Te amo con toda mi alma, te quiero por encima de todas las cosas, por encima de mis miedos, de mis reproches…

FELICIDADES amor mío, felicidades por hacerme la mamá mas feliz del planeta, felicidades por tus tres añitos… DISFRUTA cariño, que este… TAMBIÉN ES TU AÑO!

MAMÁ.

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Belén Barroso CarreñoReply

Y pienso, quizá cuando tenga 40 años podré hacer todas esas cosas que ahora no hago, que seguiré teniendo las mismas ganas de sexo, de correr, de salir y comerme el mundo. Luego recuerdo que no todo es como en los libros y en las películas y me hundo.

¡NO! Me niego a creer que cuando cumpla 40 me estancaré en una monotonía horrible. Yo a los 40, con mis “hijos” ya mayores volveré a ser joven y podré hacer todo eso que ahora me recriminas que no hago. Simplemente será mi momento.

Porque en la vida hay tiempo para todo y solo yo decido cuando vivir cada uno de ellos.

Simplemente, será mi momento, es mi momento.

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Los “viruses”

Jamás me había puesto enferma. Y yo bien que alardeaba de ello. Pues toma jeroma, por chulita. Desde que ha nacido Carla, MENTIRA, desde que se junta con otros niños… no hay día bueno.

Carla no fue a la guardería, porque ni queríamos ni hacía falta, así  que problema menos y menos virus en casa. Pero yo todas las tardes la sacaba al parque y cuando ya empezó a pedir un poco mas de espacio en el parque, no tanta vigilancia por mi parte empezó a traer virus a casa. Claro, me olvidé de revisarle los bolsillos antes de entrar en casa. Y ya lo dicen, que lo que te pega un hijo no te lo pega nadie. Y que verdad.

Nunca he tenido un resfriado mas allá de un solo dia con tos o un solo dia con mocos… pues NO, ahora con Carla 5 dias de subida y 5 dias de bajada, con mal estar, mocos, fiebre… fatal, fatal.

Y ahora anginas. Me muero… yo no sabía ni lo que era eso, y por supuesto mi princesa tampoco. Que claro, pienso, me lo ha pegado por dormir pegadita a ella pero es que me contagiaría mil veces de lo que fuera que tuviese ella por tal de no perder ni un solo arremacuco suyo.

 

Buenos dias!

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.