Belén Barroso Menu

Relatos cortos

Permalink:

Sin amor

Encontré la resina de cada lamento que me suponía quererte en cada uno de los gemidos que salían de tu boca cuando te corrías.

Descubrí las mentiras de cada promesa incumplida detrás de cada lamento y lágrima derramada.

Lamenté con cada poro de mi ser haber dejado de quererme a mi para quererte mas a ti y por eso ahora…

Ahora, con la libertad en mis manos, en mis pies y en mis senos. Con la certeza de que el mañana es mejor que el ayer y que el presente es lo que me importa… vivo.

Vivo por mi. Por liberar mis cadenas, esas que yo misma me impuse al quererte. Esas que yo misma me quitaré al dejarte.

Adiós… amor de mi vida. Si eso eres… prefiero vivir la vida sin amor.

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

La espera…

Ella, cogió el mechón de su pelo que quedaba suelto y lo enrolló en su dedo. Jugó con el un rato. Estaba nerviosa. No cabía duda. La próxima era ella. ¿Quién la había mandado meterse ahí? ¡joder! Que nerviosa estaba. El tica tac del reloj que colgaba en la pared la estaba poniendo frenética. “tic, tac, tic, tac” no paraba de escucharlo. Y el tiempo, que parecía no avanzar nada. El corazón le retumbaba como los tambores de Jumanji ¡Que angustia!

  • ¿Mila? ¿Mila Hernandez?
  • Yo – Respondió mas efusivamente de lo que había querido.

Vale, era su turno. Ya no había vuelta atrás, solo tenía que levantarse y empezar a andar detrás de esa mujer que la acaba de llamar. ¡Tú puedes Mila! La siguió por los pasillos que a ella le parecieron eternos hasta llegar a una fría puerta de color azul pálido. Y la abrió.

  • Espera dentro unos minutos.

Mila entró. Había una mesa, tres sillas, y en una sentó. Dejó la chaqueta y el bolso en otro y se llevó las manos a las rodillas. ¡Vale! ¡Aquí estoy! Y una puerta se abrió… La respiración se le cortó. Había llegado el momento. Cerró los ojos un segundo, solo para abrirlos con fuerza, y ahí estaba, lo que tanto había estado esperando. El corazón se perdió un latido para empezar a latir con normalidad y la respiración cogió fuerte aire para recuperar todo ese aliento perdido.

Toda la espera había valido la pena.

  • Hirosaki

    Pero… pero… y qué más??? cliffhanger cruel e inesperado oiga!

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Folio en blanco

Al encontrar un hueco en mis manos, decidí no dejar escapar ni un segundo mas y coger un bolígrafo antes de que estas se ocuparan. Dicen que si coges un folio en blanco y dejas caer tu mano muerta con el bolígrafo, está mano escribe tus más profundos pensamientos. Bueno, otros dicen que viene un espíritu y te mueve la mano…pero yo lo probé por la primera opción. No es que crea o no (en espíritus), es que paso que me toque nadie la mano sin saber donde las ha metido antes. La cosa es que había algo que me hacía las noches eternas por no poder dormir y quería saber el que. Siempre te haces una vaga idea de lo que te pasa, pero siempre piensas que algo se te escapa. Así que cogí el bolígrafo, el folio y dejé la mano muerta. Primero intenté no pensar en nada y se me hizo súper difícil. ¿Cómo se hace eso de no pensar? Insistí un rato, pera al intentar no pensar ya pensaba en no pensar y así ya estaba pensando y no me valía. Después decidí empanarme aposta, mirando un punto fijo y no parpadear. Al final parpadee claro, tenía los ojos sequitos ya y me picaban. Tampoco sirvió y si hubiera funcionado, hubiera dibujado ojos parpadeando sin parar.  Yo soy diestra. Con lo que con la izquierda soy nula totalmente. Como dejé la mano derecha muerta, tampoco podía realizar otras acciones con la izquierda para ver si mi cerebro se olvidaba de que tengo mano derecha y así está podía escribir a sus anchas, pero es que no se ni rascarme. Empecé a tener la mano fría, y como un rato antes había visto” El sexto sentido” donde dicen que cuando hace frio es que un espíritu está por ahí, me dio miedo que uno me estuviera tocando la mano y dejé el bolígrafo rápidamente. Me la puse en la entrepierna esperando que se calentara. Vi el folio, ya no estaba en blanco, estaba escrito esto. Dicen que si coges un folio en blanco y dejas caer tu mano muerta con el bolígrafo, está mano escribe tus más profundos pensamientos. Si esto es mi mas profundo pensamiento…¿de qué me preocupo?

Relato de elabismo.es

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.