Belén Barroso Menu

Ser mamá

Permalink:

Una jauría de monstruos llamada p3

Carla este año ha empezado el colegio. Ella no había ido a la guardería, pues básicamente porque ni nos hacía falta ni me apetecía perder tiempo en el que yo podía estar con mi hija … no me apetecía que fuera otra mujer quien la enseñara, la criara o la hiciera feliz en un momento en el que YO si podía dárselo. Si yo no hubiera podido por trabajo, pues estaría encantada de que otras personas le dieran o intentaran darle los cuidados y el cariño que yo quería para ella. Así que ha llegado a p3 como si se tratara de una nueva aventura, un viaje totalmente desconocido para ella, y para nosotros los papás.

Los primeros días son fatales, tanto para niños que se quedan llorando (porque los padres lloran también) como para niños que se quedan contentísimos, que ahí los padres pensamos “¿tan poco me quieres hijo?” Luego cuando el niño ve una rutina en el colegio y se da cuenta que no han sido unos días de “vacaciones” que esto será para siempre… el que lloraba llora aun mas y el que estaba feliz llora sin consuelo. Y sin olvidar de nuevo a los padres, que también lloramos y hasta soltamos perlas por la boca como “!ya está¡, no lo pienso llevar nunca mas al colegio, yo le enseñaré matemáticas en casa y tu lenguas, vale?”

Luego parece que el niño disfruta, que ha hecho amigos, que está feliz yendo al colegio y que hasta cuando llega te dice adiós con la mano esperando a que te vayas rápido y pueda ir corriendo a abrazar a sus nuevos amigos (amigos, que por cierto un día se quieren y al otro se pegan sin descanso por una simple pala… ¡Los niños!) y tu… que te estás empezando a sentir la mamá mas afortunada del mundo empiezas a notar a tu hijo un tanto raro. Llega a casa y no es el que era, tu amorcito no está, tu bebé no está, tu niño “educado” no está… en su lugar a hay un niño que escala paredes, que se pinta la ropa con los rotuladores (cuando antes si se manchaba te venía corriendo a que le limpiaras), un niño que te contesta por todo y ahí sus santos cojones…

¡Dios mío! – Piensas – Que malos deben de ser algunos niños de su clase que mi niño, mi perfecto niño, ahora es un travieso de pies a cabeza. 

PERO NO SEÑORAS!! Todos tienen algo de travieso, e igual que ese niño de gafas le ha enseñado al “dulce” de tu hijo a escalar paredes, tu “dulce” niño le ha enseñado a sacarse los mocos y esa pobre madre ahora está desesperada porque el niño se saca el moco y se come cuando antes no lo hacía.

¡Si! p3 es una jauría de pequeños monstruitos, que una vez entran parecen que los rocían con agua y ya nunca mas vuelven a ser los mismos… pero, quiero pensar que todo esto es necesario y que todo esto servirá para algo.

Buenos dias!

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

La peor pesadilla de una madre

Y literal que va el titulo de esta entrada, la peor pesadilla. ¡Madre mía! Que mala noche he pasado. Y lo que mas miedo me da, y mira que no soy supersticiosa, pero es que los sueños se tienen por alguna razón, si, no se me da esa espinita de que por algo es, y claro tengo miedo.

No quiero entrar en detalles, porque no quiero tener un post dónde recordar los detalles de esta mala pesadilla que me ha despertado a las 4 de la mañana y no me ha dejado conciliar mas el sueño.

Mi niña moría. Yo veía su cadáver. Y lloraba y lloraba y que dolor en el pecho y que angustia. Y mi otra hija (si otra niña que tenia yo) me venía y me abrazaba y no sabía aguantarme las lágrimas.

Y tengo miedo. ¿Y si pasa? En mi sueño le pasaba en una excursión con el colegio y digo yo… pues ala, no se va de excursión, pero en mi sueño había otra niña, pues ala, no pienso tener mas hijos. Y es que no sabéis la angustia que he pasado, que ahora pienso y me acuerdo y me estoy poniendo mala con taquicardia y todo.

Me da miedo la muerte, que hasta a veces he llorado pensando que algún día voy a tener que morir… pero me muero mil veces y con la peor agonía del mundo antes de que a mi niña le pase algo… ¡ay dios mío!… que mal cuerpo.

 

Cierro!

  • Juan

    Por suerte al despertarte pudiste ir a abrazar a tu pequeña, que te esperaba en la cama sonriente ;)

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Los niños y los besos

No es la primera vez que voy por la calle y alguna amiga de mi madre me para en mitad de mi rutina y se pone a tocar a mi hija. Mi hija, pues como no conoce de nada a esa señora se aleja de ella, no le contesta y hasta se enfada si la tocan.

- Pero que niña mas mal educada.

- NO perdona… igual que a ti no te gusta que te toque un desconocido, pues a ella tampoco.

Y lo mismo con los besos… NO tenemos que obligar a los niños a dar besos, pero ni a conocidos ni a desconocidos, si no le apetece ese día dar un beso, pues no le apetece y PUNTO.

Basta ya de martirizar a los niños.

- Si no le das un beso al abuelo no te traerá mas regalos.

¿PERDONA?

Si, son niños, pero piensan, razonan y tienen días buenos, malos y preferencias… y si no le apetece un día darte un beso o no le apetece saludar a esa señora con cara de amargada en plena calle, pues YO no voy a obligarla a hacerlo.

Y DEJAD de tocar la cabeza de niños desconocidos cuando pasan por vuestro lado. NO se donde has metido tus manos antes de tocarle la cabeza a mi hija.

Y dicho queda.

Mi hija está muy bien educada. Pero ni habla con desconocidos ni hace cosas que no le apetecen hacer (dentro de las normas básicas que se le deben establecer a un niño)

 

  • Maria Luisa Rodriguez Colubi

    Yo no puedo entender como una persona que no conoce de nada a mi hijo, se pone a tocarlo por todas partes. No hace mucho fuimos a una boda, una señora que no conocía de nada se puso a besar a mi hijo por la cara y otra señora se echó encima del carrito e intentó coger a mi hijo ¡sin permiso alguno! Menos mal que estaba mi marido y le dijo que no, porque yo me hubiera puesto a gritar como una histérica. ¿De verdad la gente no se da cuenta de que son bebés y no peluches?

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.