Belén Barroso Menu

Ser mamá

Permalink:

Quitar el pañal para siempre

Esto puede ser algo muy sencillo o muy difícil. Como todo… hay niños para todo. Cada niño es un mundo y su forma de llevar las cosas o de aprender también. Puede llegar a ser desesperante o algo tan fácil como aprender a beber.

En mi caso ha sido y es desesperante. Empecé con mucha ilusión y poco a poco fui cayendo en el abismo del “no puedo mas”.

Empecé probando lo básico. Le aplaudes cuando hace pipí en el baño y le montas, como digo yo, una pequeña fiesta a base de halagos y aplausos. Parecía que avanzaba la cosa, pero no.

Luego probé a dejarla todo el día sin ropa de cintura para abajo a ver si al verse caer el pipí reaccionaba. Nada mas lejos de lo que imaginaba. Le daba igual.

Y probando a ponerle su pequeño wc en el comedor en una zona visible fue otro fracaso.

Explicarle bien y detalladamente el porque no debe llevar pañal con ejemplos como “en el colegio no puedes llevarlo” “las niñas grandes hacen pipí en el wc” “si vas sin pañal estarás mas cómoda y en verano no tendrás tanto calor”… en fin, mil y una cosas. Parecía que funcionaba, porque ella misma me decía que no quería pañal… pero salía pipí igual fuese donde fuese. No era algo continuo, pero algún pipí al día se le escapaba.

También probé a estar encima de ella cada 5 minutos preguntando si tenía pipí… No, no y no, y mil veces no… aun así pipí encima. Llevarla al wc me desesperaba, ahí nada y en cuanto le subía la braguitas, pipí encima.

Poco a poco con una mezcla de todo conseguimos que casi siempre hiciera pipí ella sola en el wc y algunas veces incluso ella lo pedía y  yo no le tenía que insistir.

¿La caca? Que dios nos ampare. Quizá fui yo que la descuidé o no se que… pero cuando aprendió el pipí la caca no. Otro reto mas. Pasaban los días y seguía sin hacer caca en el wc… ¡No sabía que hacer!

Mi ultima idea fue llenarle un bote de lacasitos y ponerlo en el wc. Es drástico quizá, pero a mi me está funcionando. Si hace pipí en el wc le doy un lacasito, si hace caca le doy tres. Hasta ahí bien… ella es quien me lo pide a mi y vamos las dos juntas al baño sin ningún escape y luego coge el lacasito. Pero aun así, una vez al día o cada dos días se le escapa, bueno NO, ¡Miento! no se le escapa, la veo a conciencia meandose mientras me mira y se ríe. Pues vamos al baño y le enseño como ha perdido un lacasito, y se lo tiro al wc. Me lo ha hecho tres veces, no mas… a la tercera entendió que encima no se hace pipí.

¿Por la noche? otro gallo cantará. Se lo intenté quitar y me pasaba día si día también limpiando sabanas y poniendo lavadoras. ¡Se acabo! Le he comprado unas braguitas de pañal de la minnie que yo le digo que son sus bragas nuevas (nada de decirle que es un pañal) y hago como si llevara bragas pero al menos se que no dormirá mojada si se le escapa.

Este es mi método, y me va funcionando. Veremos si acabamos en la meta.

Por favor, por que ya se como va esto y me temo lo peor. Este blog es personal, aquí no doy lecciones ni le digo a nadie como hacer las cosas… solo cuento mi realidad y lo que yo he hecho. Puedes verlo bien o mal, pero por favor, no me juzgues ni me critiques. Soy su madre y nunca haría nada para hacerle daño.

Gracias, besitos XL.

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Carla se levanta a las 8.30, m…

Carla se levanta a las 8.30, me pide el bibi, pero que lo quiere en la cama azul, no lo quiere ni en el sofá ni en su cama… llevo tiempo queriendo darle un desayuno mas contundente pero solo quiere bibi. Sobre las 9.30 siento que yo tengo hambre y le pregunto que si tiene hambre y me salta con un SI muy efusivo… le explico que si desayunara algo mas que biberón no tendría hambre hasta al menos la hora de comer, no lo entiende, solo entiende que hoy tiene hambre y que quiere comer. Le pregunto que qué le apetece, ella solo responde espaguetis. Le digo que no, que el desayuno no es eso… me pregunta que es el desayuno… no sabía si contarle que cada uno desayuna lo que le sale de los cojones y por consecuencia me tocaría prepararle los espaguetis o me invento mi propio ritual de desayuno.

Y aquí estamos, sentadas en la mesa pequeña del comedor, las dos, comiendo tostadas con paté, otras con mantequilla, queso, leche con colacao, zumo de melocotón y leche con galletas… y falta el postre (Carla dice que quiere postre). Le he dicho que cada día una diferente, y hoy ha pedido 4 lacasitos.

Rutina del desayuno? Veremos como sigue la cosa.

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Toda madre sabe…

Toda madre sabe, que llega un momento del día, si, de todos y cada uno de los días, en que no puedes mas, que pierdes los nervios y solo necesitas desconectar, relax y tranquilidad. Luego que una vez lo tengas eches de menos a esos pequeñajos que te hacen perder la paciencia es otra cosa, amor infinito de madre le llaman.

Es algo que no te cuentan y si te lo cuentan no te lo crees. Es verdad, es así… porque por mucho que hayas estado con niños alguna vez antes de ser madre NO es lo mismo, ni por asomo es lo mismo. Pasas de ver y estar con algún niño pequeño o bebé de unas horas a las 24 horas del día, y eso, se nota.

Yo, me acuerdo que antes de ser madre cuando por la calle veía alguna madre perder los nervios con su hijo tan solo porque este le había pedido un simple chupachups pensaba en lo mala madre que era… Joder el niño solo está pidiendo un chupachups, pensaba. Que ilusa y que cruel era con esas madres. Ahora soy yo la madre y si… igual me toman por loca cuando por la calle grito un QUE porque mi hija lleva media hora diciendo Mama, mama, mama sin parar y sin tenerme luego nada que decir, vamos que solo me llama por llamar. Pero es la realidad, un hijo satura. Coge cada rinconcito de tu cabeza destinado a tus cosas y coge ese espacio para el.

Todos y cada uno de los días pasa algo que hace que no pueda mas.

Cuando acaban de nacer las noches en vela, los llantos desconocidos, el cambio de vida hacen que creas que no puedes mas. Pero puedes. Es tan fácil como coger a tu bebé en brazos, sentirlo, acunarlo y ahí sabes que puedes.

Cuando ya tienen unos meses y ya conoces su llanto y ya duermen bien por las noches llegan los problemas con la comida, con las intolerancias, con los nuevos alimentos. Y te desesperas. Enserio acabas loca. Pero sales, respiras hondo y vuelves a entrar como si otro día nuevo empezara.

Cuando empiezan a gatear te pasas el día sufriendo. Dónde antes solo había un mueble ahora ves mil y un peligros. Sufres, les persigues, no te hacen caso y pierdes los nervios. Pero luego te das cuenta que solo quiere jugar y te tranquilizas. Son niños.

Cuando caminan ya el estrés se multiplica. Corren, no quieren cogerte siempre de la mano, ya no quieren el carro ni quieren hacer lo que tu les digas. Empiezan a replicarte en cuanto agradan su vocabulario y el NO siempre está presente. Dios, ahí si que pierdes los nervios. Corren, dicen NO a todo y encima no se están nunca quietos.

Ahora, mi hija tiene 2 años y 4 meses y juro que cada uno de los días siento que no puedo mas. Amigas o familiares me dicen que pierdo muy rápido los nervios, pero no es así. Las madres me entenderéis. La suerte que tengo yo es que aunque pueda gritarle un QUE o un NO, enseguida mi hija viene y me abraza y las dos nos pedimos perdón.

Estoy perdida en un momento de mi vida en que no puedo estar ni un minuto sin mi hija pero estar todos y cada uno de los minutos del día con ella me hace volverme loca.

Vas al baño y tienes que salir corriendo con los pantalones bajados por que tu hijo no para de llamarte y al final piensas que algo grave le habrá pasado para que insista tanto. Te duchas en 1 minuto porque lo tienes con la cara pegado a la mampara pidiendo por ti. Cuando te bañas con ellos… acabas pasando frío.

Ahora, estoy sentada en la taza del wc con la tapa bajada. Me he tenido que venir aquí para tener 5 minutos para poder escribir esto. Carla ha entrado 7 veces en los 5 minutos que estoy tardando en escribir esto. Primero le pides por favor que salga, pero no hace caso, y cuando lo hace hasta te sientes mal por echarla. Luego vuelve y ya no te sientes mal porque vuelves a estar estresada.

Ahora mismo? Está a mi lado contando del uno al veinte en voz alta. No se ni si escribo lo que pienso o yo que se.

Carla hija, vas a volverme loca.

Toda madre sabe que llega un momento del día en que no puedes mas. Pero luego respiras y te acuerdas que quien te ha sacado de tus casillas es esa personita que tanto amas y sabes que puedes aguantar un día mas. Y así, van pasando los años.

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.