Belén Barroso Menu

Viewing all items for tag amor

Permalink:

Amor y sexo.

– Y ahora es cuando tu te largas.

– Y si no quiero..¿que? Vuelvo a repetirte que tu no mandas en mi.

Esas fueron sus últimas palabras. Mireia sentía que su vida había acabado, y aunque le dolían sus propias palabras, había necesitado decirlas. Ahora vivía una vida que ella llamaba emocionante. Siempre había sentido que junto a Jorge estaba atrapada y que vivía en la rutina. Ahora vivía sola, casada con su trabajo y amaneciendo cada día con un tio diferente. Cada noche en un lugar distinto. Se sentía radiante y atractiva. Jorge con el tiempo encontró una chica que hizo que Mireia pareciera una mentira. No tardó en enamorarse. A traves de amigos en común, Mireia no tardó en enterarse. Y aunque amaba su vida, ahora que Jorge amaba a otra, ella sentía que aún le quería. Intentó contactar con él y él le abrió sus puertas. Todo mientras Clara, su actual pareja trabajaba. Jorge y Mireia tuvieron varios encuentros sexuales. Clara no tenía ni idea. Con todo ello Mireia se crecía mas y mas. Sabía que podía tener a cualquier chico bajo sus pies. Y lo mejor de todo, es que seguía teniendo a Jorge pero sin ataduras.

Fueron pasando los meses. Jorge seguía con Clara. Y Mireia seguía teniendo lo que quería. Una noche de Octubre, Clara se marchó de cena con las amigas, a lo que Jorge llamó a Mireia para quedar. Eran pasadas las 2 de la mañana y Jorge recibió una llamada. Clara estaba en el hospital. Miró a Mireia, la besó y se fue corriendo en busca de Clara. Al llegar nadie le decía nada. Mientras Mireia se retorcía de la envidia y pensaba si por ella hubiera echo lo mismo. Sabía que muchos chicos harían por ella lo que fuese, pero lo quería a él. Lo de Clara fue un susto. Unas noches en el hospital, alguna que otra contusión y para casa. Jorge estuvo día y noche cuidando de ella. Mireia insistia en quedar con él, pero él le daba largas.

Una noche, Jorge al llegar a casa después del trabajo, encontró una nota en el salón.

“Jorge cariño, me quieres, lo sé y te quiero, pero no puedo mas ser la otra. Vuelve con Mireia. No me busques. Cuidate”

Nada mas, solo algún armario vació. Corrió a llamarla, pero se había cambiado el número. Jorge se encerró en si mismo varias semanas. Con el tiempo volvió con Mireia, está vez como pareja de echo. Fuero pasando los meses y Jorge seguía sin saber nada de Clara. La relación con Mireia se iba apagando y cada vez veía mas defectos en ella. Se daba cuenta de lo que tuvo y perdió por un poco de sexo. Clara era ideal, pensaba. Y la dejó escapar. Mireia y Jorge no tardaron en dejarlo. Ella encontró otro pardillo con quien follar y el se marchó a vivir fuera. Recordó un pueblecito del que siempre hablaba Clara. Y se marchó.

No, allí no encontró a Clara. Nunca volvió a ver a Clara. No todos los finales son bonitos, ni la vida lo es. Supongo que con los años Jorge encontraría una chica que le haría feliz y se casaría y tendría hijos, igual que la puta de Mireia. En cuanto a Clara…fue feliz siempre.

Relato de elabismo.es

  • Belén Barroso Carreño

    Gracias @tammy eres un sol con tus comentarios 🙂

  • Ivan

    Está genial!! Y muestra la realidad en la vida de bastantes personas! No se saben valorar ciertas cosas cuando se tienen.

  • •••
  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Lo ideal sería no quererte

“Lo ideal sería no quererte. No diré que prefiero no haberte conocido, ni no haberte besado. Simplemente no quererte. Sí, porque así me ahorro muchas cosas. Tener que decir te quiero es una de ellas. Se hace extremadamente pesado tener que decirlo a cada poco tiempo. No tendría que estar todo el día pendiente de si te pasa algo, preocupandome. Pues con el amor, la sobreprotección se hace inevitable. Quisiera no quererte para no sufrir  si te veo llorar, o si te pones nerviosa porque algo no te sale. Quererte me molesta. Me hace perder el tiempo en ti. Y aunque te quiero sin querer quererte, te digo que voy a no quererte. Me iré. Lejos. Y no sé si volveré. Tú puedes esperar a que vuelva alguien a quien le molestas, que te quiere pero no quiere hacerlo, o puedes empezar de nuevo con alguien que te quiera y no le importe quererte. Olvidame porque te quiero, pero no quiero hacerlo.”

Y después de leer esto, Marta, sentada en la sillita del balcón de su casa, se encendió un cigarrillo, inhalo humo con los ojos cerrados y mientras el humo salía de su boca, su cuerpo caía.

A los dos días Pedro volvió a por ella, no podía dejar de quererla y se encontró en su lugar una esquela “Tus amigos y familiares Te quieren”. Se marchó y esta vez, no volvió nunca.

  • Gandalf (David)

    Impresionante, aunque deberías avisar de estos finales, porque para los que tenemos la lágrima facil… Al principio me ha parecido una perfecta descripción de lo que es el amor, aunque no me gustaba eso de no querer sentir todo eso que a mí me parece tan bonito sentir por alguién. Presentía que acabaría no resistiéndose a sentir eso, pero no me esperaba que de esa forma… Y el final, bueno, el final ya lo he contado al principio…. Aún así, y como siempre, merece y mucho la pena ver o leer cualquier cosa que venga de tí.
    Un Beso.

  • Belén Barroso Carreño

    Pero que halagador que eres jejeje. Me gustan los dramas porque son como la vida misma. Escribiendo dramas me preparo para ellos en la vida…
    Gracias por comentar, me hacen mucha ilusión de verdad 🙂

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Ahogada en sangre, me fui.

Claudia escribía en una hoja de papel todo aquello que nunca sería y que otras si lo fueron. Lo escribía porque sabía que no era la mejor. Porque recordaba que no eran compatibles.

Claudia tenía miedo de volver a estar sola. Tenía al lado alguien que le acompañaba a cada momento, pero que no sabía valorala, o quizás ella no lo hacía.

Como consecuencia de esa baja autoestima, llegaban las lágrimas.

Y escribía.

Y a medida que lo hacía mas se daba cuenta de lo poco que era ella.

– Sin los mimos gustos, ni aficiones. Se complementaba mejor con otras que no conmigo.

Y seguía dándole vueltas mientras en el papel iban cayendo algunas de las lágrimas que sus ojos derramaban.

Lloraba y escribía. Pensaba en todo y en nada. Le dolía.

Claudia sabía que no era nada, que ella solo fue,que su ex era agua pasada. Que fue alguien de quién alguien se enchochó. Pero esta mierda se pierde.

– Se que está a mi lado porque la esperanza de recuperar lo perdido nunca se pierde. Pero yo no soy de quien se enamoró.

Claudia no pudo mas y cogió un cuchillo y se cortó las venas.

Mientras la sangre corría por su ropa, por el papel y por las palabras que escribía, con la poca fuerza que le quedaba escribió un Te quiero con su sangre.

Por la mañana cuando Pablo despertó no podría evitar sentirse culpable.

¿Eso quería Claudia?

Y como Claudia hay millones de mujeres. Porque la confianza hace el olvido.

Relato de elabismo.es

  • Sonia

    Es muy bueno, podrías dedicarte a ello

  • Belén Barroso Carreño

    Sammy, Sonia;
    Muchas gracias a los dos.
    Alguna vez he pensad dedicarme a ello pero, y tengo varios escritos que nunca he publicado por si acaso algún día, pero no creo que sean muy buenos.
    Gracias sammy por ese alago.
    Sí, lo he escrito yo 🙂

  • •••
  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.