Belén Barroso Menu

Viewing all items for tag vida

Permalink:

El albornoz

Los vellos de su fina y blanca piel se iban erizando mas y mas a medida que el tiempo corría. El agua de la ducha ya caía. Se había dejado el horno encendido y desnuda corrió a pararlo. Las ventanas estaban abiertas de par en par. Ni se fijó. Puede que alguien en ese momento la viera, pero a ella no le importaba. Cuando volvió al baño, se sentó sobre el bidet, pensando si ducharse o no. Se había duchado ayer, y tampoco iba a hacer nada importante hoy. A demás el vivir sola y no tener pareja hace que no tengas que cuidarte tanto para estar por casa. El lavabo empezó a empañarse en vaho. Miró el albornoz que colgaba del perchero. Azul. El suyo se lo había llevado él. Ella tenía el de él.  Se querían. Pero se dejaron. Y quisieron recordarse. Finalmente decidió meterse en la ducha. Se quedo 15 minutos bajo el chorro de agua, con los ojos cerrados y las manos apoyadas en la pared. Pensando. Recordando. Llorando de tristeza aunque nadie lo sabría nunca, pues sus lágrimas se confundían con el agua que corría por su cuerpo.

Mientras tanto, Lucas, él, en la calle, con toda la ropa en el coche, pese a llevar un mes sin ella, sin vivir allí, sin compartir cama con ella. Pensaba. Recordaba. No lloraba, pero se entristecía. La amaba. Pero la dejó. Se marchó. Aún tenía llaves. No estaba muy lejos de allí. Bajo del coche y corrió. Sin llamar, sin avisar, sin ruido apenas. Entró. No dijo nada. Se desnudo.

Sofía seguía en la ducha. Sola.

Lucas entró al lavabo. Ella ni lo escuchó.

Él abrió la puerta de la ducha. Sofía se giró, se asusto, chillo. Lucas la abrazó. Se besaron.

Los minutos fueron pasando y ellos seguían bajo el agua, desnudos, abrazados.

Sofía salió de la ducha. Se tapo con la toalla. Le cedió el albornoz a él.

–          Coge tu albornoz y vete. Esta vez no quiero nada tuyo.

Y al rato, Sofía volvía a estar sola.

Relato de elabismo.es

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

La vida, como un camino.

La vida es un largo camino que recorrer, pendiente de expectativas que a menudo no alcanzamos. Este camino suele ser siempre bonito visto desde fuera, con grandes rosas bien perfumadas, arboles grandes y verdes, … pero entrar es distinto. Se halla entre ellos espinas, piedras con las que tropezamos, abismos casi imposibles de cruzar, puentes en ruinas…pero es nuestro camino. Y si no avanzamos no pasamos, no crecemos, no maduramos. Dicen que de palos aprende el hombre. Pues no es así. Si que es cierto que un mismo debe de recorrer su camino, no vale que un caminante te indique el camino a seguir. Tu debes escoger sea buena o malo. Tropezarás, caerás, te magullarás. Esto no te hará aprender, te hará ser paciente, valorar mas lo siguiente.  El camino es largo y duro.

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

Y no eres menos por detenerte en algún momento. No eres menos al pensar que no llegarás nunca, no eres menos al rendirte…eres menos al no tragarte tus palabras y seguir avanzando. Todos tenemos momentos de torpeza, miedo, tristeza e inseguridad. Avanzamos, porque así somos, tercos hasta mas no poder.

No os rindáis aunque la vida os de palos…Porque con estos palos se nos hacen heridas, pero que luego sanan. Y las recordaremos riendo. Todos nos hemos hecho heridas de pequeño…y seguimos aquí.

Seguimos siendo niños por dentro, aunque envejezcamos por fuera

.

Spotify >> Melendi- Caminando por la vida

  • Thanks for leaving a comment, please keep it clean. HTML allowed is strong, code and a href.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.